• Samuel Prieto Rodríguez

Cómo saben los servicios de video online en qué contenidos invertir millones


Nada más en este 2017, Netflix está invirtiendo 6 mil millones de dólares en contenidos propios y exclusivos. La cantidad de producciones que está estrenando semanalmente rebasa la capacidad de un usuario para verlas todas por muy aficionado que sea. ¿Sólo fuerza bruta en espera de que alguna se convierta en un hit? De ninguna manera. Cada uno de esos dólares está dirigido a un objetivo específico.

Netflix tiene obras audiovisuales propias dirigidas al mercado mundial como la serie que se convirtió en la insignia de sus contenidos originales, House of Cards, traducida a decenas de idiomas ya sea subtitulada o doblada. Otras son para mercados focalizados como Ultimate Beastmaster, competencia con participantes y conductores de Alemania, Brasil, Corea del Sur, Estados Unidos, Japón y México. También tiene ofertas dirigidas a mercados locales como Ingobernable, serie que causó una expectativa bastante alta en México antes de su estreno.

Pero replanteemos la pregunta. ¿Cómo saber qué contenidos valdrán la pena para invertir los millones que demanda la calidad que impone la competencia? No es ningún secreto, la respuesta está en el estudio de las preferencias reales de sus audiencias tanto global como localmente. Datos para saberlas hay muchos. Aquí mismo, en El Despacho del Productor, hemos explorado a detalle qué hacen los servicios de video bajo demanda para mantener atrapada a su audiencia, pero el reto va más allá porque antes de producir hay que sacar la bola de cristal.

La cuestión se complica aún más porque no sólo se trata de saber qué datos sirven realmente y la manera correcta de conseguirlos sino cómo procesarlos considerando que se trata de millones y millones de usuarios de niveles socioeconómicos, países, edades y culturas por demás diversas, así que ninguna muestra es en verdad representativa. El Big Data es la herramienta dado que el procesamiento y las aplicaciones informáticas tradicionales no son suficientes para analizar cantidades tan apabullantemente grandes de información y sus variables.

“Los generadores de contenido siempre han intentado limitar su producción a aquellos productos con mayor probabilidad de tener éxito y los índices de audiencia existen prácticamente desde el origen de la televisión”, explica Pablo Francisco Pérez Hidalgo, profesor en el Programa Experto en Big Data del Centro Universitario Digital U-tad en Madrid, España. “Con el uso de Big Data pasamos de un muestreo de la población y una estimación con métodos estadísticos a tener una muestra completa ya que todo el mundo que utiliza contenidos digitales forma parte de esa muestra, que en este caso es universal. Para el estudio de mercado de productos audiovisuales esto ha supuesto un cambio radical que es tan simple como ver lo que antes estaba oculto”.

Y es que online todo es mucho más accesible. Los servicios de video en streaming bajo demanda pueden saber qué obras son las más vistas pero también detalles como en dónde, en qué tipo de dispositivos, a qué hora, qué día de la semana, cuánto tiempo, cuál episodio es el más repetido, en qué minuto y muchos más.

Gracias al análisis correcto de todas esas variables, Netflix ha ido desarrollando algoritmos tan avanzados de recomendación que han determinado acertadamente cuánto va a gustar una serie o película antes de ponerla en línea y ahora pueden hasta aprobar guiones o el casting de los actores con base en ellos. Así es como decidieron producir la serie Narcos y cambios importantes en la trama de House of Cards además de la salida de algunos personajes protagonistas del principio.

La televisión tiene otros mecanismos de medición, pero los canales que ponen sus contenidos en plataformas online también han probado con éxito el Big Data. Por ejemplo, HBO pudo determinar si podía seguir invirtiendo ambiciosamente en su serie Game of Thrones gracias a un monitoreo global de los datos de descargas ilegales que le mostraron, entre otras lecciones útiles, que tenía en sus manos un éxito de audiencia.

Cantidades monumentales de información que requieren ingenieros y científicos de datos capaces de afrontar el reto de obtenerla, almacenarla, procesarla, analizarla y entenderla al punto de la predicción casi milimétrica.

#Internet #Audiovisual #Televisión

EDP-Logo.png

Un blog de

Sam-Logo.png

Periodista y productor audiovisual

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Pinterest

© 2016-2020 Samuel Prieto Rodríguez

Todos los derechos reservados

Contacto