• Samuel Prieto Rodríguez

El 2T2017 de TV Azteca: Más ventas, menos deudas, salud financiera


Las ventas netas de TV Azteca fueron 9 por ciento superiores a las del segundo trimestre del año pasado. Más aun, las de todo el primer semestre crecieron 14 por ciento. La utilidad neta fue de 462 millones de pesos en ese periodo que no parecen ser muy impresionantes, pero en el mismo lapso de 2016 lo que hubo fue una pérdida de 1,665 millones.

La salud financiera de TV Azteca ha mejorado al grado de que el 15 de marzo anunció el pago anticipado de 42.5 millones de dólares de un bono de 300 millones con cupón de 7.5 por ciento y vencimiento en 2018. Para el 14 de julio hizo otro pago de 60 millones de dólares y anunció que los 197.5 millones restantes de esa deuda habrán quedado saldados para el 21 de agosto.

"El pago anticipado se lleva a cabo en el marco de resultados financieros positivos y operaciones dinámicas, y refleja la firme estrategia de la compañía de reducir el monto total de su deuda en dólares y de fortalecer aún más su estructura de capital," comentó el director general de finanzas, Esteban Galíndez.

Eso es congruente con los lineamientos marcados por el CEO, Benjamín Salinas. “Mi prioridad siempre ha sido la disciplina financiera, así que hemos dejado de comprar en dólares y estamos produciendo en pesos. El peso se devaluó fuertemente y eso no ayuda a la deuda. Teníamos que revertir esa balanza comercial de TV Azteca, empezar a producir en pesos y vender en dólares. Estamos mejorando los márgenes”, comentó en abril.

Mientras Televisa no ve para cuándo salir de su crisis financiera, en TV Azteca el panorama es distinto y las estrategias también.

Básicamente, Televisa ha apostado por operar con sus propias armas e infraestructura en todos los segmentos del mercado audiovisual: tiene canales de TV abierta, restringida, una operadora de DTH, cableras y un servicio OTT. De todos, ahora sólo la televisión de paga le está representando negocio.

TV Azteca está más concentrada en sus canales de TV abierta y particularmente en la producción y coproducción de contenidos. “Si me dijeran ‘¿le invertirías el doble de dinero a las producciones?’ te diría sí, invertirle al contenido no nos da miedo, pero invertirle a una tecnología que no sabemos si es la realidad, que ese va a ser el camino del futuro, hoy no me atrevo a decirlo, hoy vemos una cantidad gigantesca de personas viendo televisión y lo que cuenta es qué están viendo”, asegura Benjamín Salinas.

Con esa idea, en vez de buscar la expansión explosiva de Totalplay o crear un servicio de video bajo demanda por suscripción, TV Azteca está abriendo sus puertas a las alianzas. De esa manera ha estado logrando presupuestos más ambiciosos para las producciones que a su vez están encontrando cabida incluso en lugares que hasta hace poco eran impensables. Por ejemplo, la serie Rosario Tijeras con la que Azteca Trece superó en audiencia a Las Estrellas en el horario de las 9pm, está ahora en las pantallas de Univision en Estados Unidos, cadena de la que Televisa es accionista.

Otros productos de TV Azteca han estado ya en sistemas como Blim, también de Televisa, y la serie La Fiscal de Hierro entró recientemente a Netflix.

Esta estrategia dual muestra sus ventajas. Por un lado, la televisión abierta sigue siendo, con mucho, la única con audiencias verdaderamente masivas al grado de que, por cada 500 personas que ven por ahí un anuncio, sólo una lo hace en YouTube, el servicio de video online más popular. Queda claro que internet irá ganando cada vez más usuarios, pero eso tampoco preocupa. “Lo que sucede en este caso es que mientras más pulverizada es la audiencia, más costoso es llegarle a un público masivo”, explica Benjamín Salinas.

Por el otro lado, “lo más relevante es que la gente esté viendo contenido valioso que nosotros sí sabemos hacer”, agrega el director general de TV Azteca. “Lo único que quiero es que lo puedas ver linealmente en televisión abierta o en cualquier plataforma de tu preferencia, a la hora de tu preferencia y el incentivo, pues saber que mientras un país se hace más sofisticado, sus audiencias se vuelven más exigentes, hay más competencia y distintas formas de entretenimiento”.

Esta, como toda estrategia, tiene sus altas y bajas. La reinvención de Azteca 7 de octubre de 2016 terminó diluyéndose. La serie Nada Personal no está logrando competir en el horario estelar de Azteca Trece. “La gente ve el contenido que quiere ver, no es cuestión de una plataforma u otra, cuando hacemos mal las cosas nos dejan de ver, cuando las hacemos bien, nos ve todo el mundo”, dice Benjamín Salinas. “Y ¿cómo nos ven? No importa si nos ven aquí en mi canal 1 o en mi canal digital o en YouTube o en una plataforma OTT donde tenemos alianza en el futuro con Facebook o Amazon, para mí todas estas plataformas son aliados comerciales para que sea reach extended de mi contenido, que viaja a todo el mundo y que lo consuman como lo quieran consumir”.

Tras el análisis, veamos ahora los números que no hemos revisado del reporte del segundo trimestre de 2017. Las ventas domésticas de publicidad crecieron 12 por ciento como resultado del crecimiento en las audiencias a lo largo del día. Los costos de producción, programación y transmisión en México subieron 14 por ciento en congruencia con los esfuerzos de generación de contenidos superiores que derivaron en mejores ingresos. La contribución por las operaciones del negocio de medios en México subió 10 por ciento.

En Estados Unidos, Azteca América aumentó sus ingresos 17 por ciento, sin embargo su contribución fue negativa porque los costos subieron más de 20 por ciento por el fortalecimiento de la cobertura geográfica. TV Azteca Guatemala y Honduras siguen costando lo doble de lo que ganan, aunque las pérdidas equivalentes a 15 millones de pesos no son tan significativas en la suma global.

Las ventas de contenido a otros países se triplicaron en el trimestre, en comparación con los resultados del mismo periodo del año anterior. Esos ingresos se derivaron en buena medida de la comercialización de los programas Lo que Callamos las Mujeres en América Latina y Los Rey en Europa y África, así como de la venta de señales de TV Azteca al resto del mundo. El contenido que se exporta no tiene costos asociados, por lo que todo el dinero que entra por ese concepto es contribución.

Azteca Comunicaciones Perú tuvo una pérdida equivalente a 56 millones de pesos, menor a los 106 millones del mismo periodo de 2016, particularmente porque los costos de mantenimiento y operación de la red fueron superiores a los ingresos.

El panorama de TV Azteca es muy distinto al de su competidora más frontal, porque su estrategia también es diferente.

#Televisión #Finanzas #TVAzteca #Audiovisual

EDP-Logo.png

Un blog de

Sam-Logo.png

Periodista y productor audiovisual

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Pinterest

© 2016-2020 Samuel Prieto Rodríguez

Todos los derechos reservados

Contacto