• Samuel Prieto Rodríguez

Las mujeres en los medios de comunicación


WICT Mujeres en Medios Latinoamérica nació en la Ciudad de México el pasado 5 de octubre, aunque el acontecimiento no tuvo mucho eco en el gremio dado que todos estábamos muy absortos en cuando menos recuperarnos del susto que recién habían dejado los sismos del 7 y el 19 de septiembre, además de la réplica que nos puso de nuevo los nervios de punta el día 23.

Pero el capítulo latinoamericano de Women in Cable Telecommunications reviste una gran importancia. En Estados Unidos, esa asociación tiene 40 años trabajando para impulsar el liderazgo de las mujeres en la industria de los medios de comunicación.

No es un club de feministas haciendo ruido, reclamando posiciones sólo por ser mujeres o actuando en la línea limítrofe de la misandria. Tienen una membresía muy prestigiada, programas y eventos formativos, mecanismos para el desarrollo de sus carreras y bastantes estadísticas e investigaciones.

Además de una presencia amplia en su país de origen, WICT tiene dos capítulos internacionales. El primero fue establecido en el Reino Unido en 2014.

El segundo es justamente el latinoamericano, presidido por Fernanda Merodio, de Hemisphere Media Group, quien lidera un equipo integrado por personalidades importantes del medio:

- Fidela Navarro, de Dopamine, a cargo de la Dirección Ejecutiva

- Ana Rodríguez, de Sky, Vicepresidenta

- Juliana Benoit, de Turner, Secretaria

- Isabel Pastrana, de Discovery Networks, Tesorera

- Valeria Ortigoza, de Claxson, Presidenta de Marketing

- Adriana Franco, de Business Bureau, Presidenta de Investigación y Desarrollo

- Angélica Ríos, de TV Azteca, Presidenta de Buenas Prácticas

- Amira del Olmo, Asuntos Jurídicos

- Sofía Ambrosi, de Zimat Consultores, consultora y responsable de Relaciones Públicas y Comunicación

¿Que no hay mujeres en los puestos estratégicos de la industria de la comunicación mexicana? Queda claro que sí, bastantes y de muy alto nivel. Algunos ejemplos: Fidela Navarro, decíamos, es la CEO de Dopamine, la empresa responsable de los contenidos premium para el mercado internacional de Grupo Salinas, y Sandra Smester es la Vicepresidenta de Azteca Uno, la segunda cadena nacional de televisión en importancia y audiencia.

En este sector, el asunto de la equidad no es un problema. El noticiero principal del canal de TV abierta más importante y también el del canal especializado en noticias e información con mayor cobertura en el país, son conducidos por mujeres.

Y no es un asunto aislado. En los medios en general hay analistas, columnistas, reporteras, conductoras, productoras, operadoras, actrices, ejecutivas y muchas otras profesionistas especializadas.

En la parte en que sí hay mucho que hacer es la referente a la cultura del respeto. El movimiento #MeToo que destapó una cloaca de violaciones, abusos y acosos en Hollywood, llegó a México y así supimos en voz de la actriz Karla Souza que fue violada presuntamente por el productor Gustavo Loza; que Paola Núñez sufrió acoso sexual y terror psicológico de un director de cine; que Stephanie Sigman fue toqueteada contra su voluntad por un cineasta y su pareja; que la clavadista Azul Almazán era acosada por su entrenador Francisco Rueda y que la comediante Sofía Niño de Rivera, con todo derecho, considera la invasión del espacio personal como acoso y así lo sintió por parte del periodista Ricardo Rocha.

Otro escándalo reciente es la revelación de la actriz Kate del Castillo en su documental Cuando conocí al Chapo, en Netflix. “Las comidas de publicistas eran básicamente, eras una elegida así guau, si te invitaban a las comidas de publicidad. Aunque literalmente esas comidas eran para ofrecer a las actrices a los publicistas, que es una gente que mete el dinero en Televisa ¿no?, que son los que compran los tiempos de aire”.

La actriz continúa: “Ya la primera vez que a mí me invitaron, yo estaba haciendo Muchachitas y yo tenía a mi novio que era Ari Telch, entonces cuando tienes que hablar para reservar y todo eso, les dije ‘ay sí, muchas gracias, Ari y yo vamos a estar ahí’. Me dijeron ‘no, no, no, nada más estás tú invitada’. Les dije ‘¿sabes qué? No se me antoja ir, no, muchas gracias’. Colgué y después me hablaron y me dijeron ‘cómo que no vas’, o sea casi, casi que no te estamos preguntando. A mí lo que me ofrecieron fue ir a entretener a unos señores que yo no conocía y me pareció de lo más bajo y nunca lo acepté”.

Otras actrices como Alejandra Ávalos y Dulce María confirmaron la existencia de ese menú de cuerpos y otras notas señalaron a la productora Carla Estrada como su creadora pero ella afirma que se trata de un catálogo que permite a los productores seleccionar sus castings, no de un listado fotográfico de prostitución.

Hasta ahora, ninguno de esos casos ha ido más allá del escándalo. No hay una investigación a fondo que haya arrojado resultados. Nadie ha tenido una consecuencia legal como un arresto, una sentencia o incluso, en un revire, una demanda por difamación.

¿Algún día aprenderemos como sociedad?

#Abusosexual #Fenómenosmediáticos #Televisión #Periodismo

EDP-Logo.png

Un blog de

Sam-Logo.png

Periodista y productor audiovisual

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Pinterest

© 2016-2020 Samuel Prieto Rodríguez

Todos los derechos reservados

Contacto