• Samuel Prieto Rodríguez

Trump o la prensa. El peor enemigo del pueblo


Los pronunciamientos al unísono cayeron el jueves 16 de agosto como bomba desde por lo menos 350 periódicos en todo el territorio estadounidense. Las acusaciones continuas de Donald Trump que señalan a los medios y periodistas de difundir noticias falsas, son un menoscabo a la democracia, a la vida pública y a los contrapesos propios de una sociedad que somete legítimamente al escrutinio público el desempeño de sus gobernantes electos.

Aún así, el presidente de Estados Unidos continúa con sus ataques. “No hay nada que quisiera más para nuestro país que la verdadera libertad de prensa. El hecho es que la prensa es libre de escribir y decir lo que quiera, pero mucho de lo que dice son noticias falsas, empujando una agenda política o simplemente tratando de herir a la gente. ¡La honestidad gana!”, dice desde el lanzamisiles en que tiene convertida su cuenta de Twitter.

La iniciativa de la convocatoria a que los periódicos expresen su posición sobre el comportamiento del mandatario salió desde The Boston Globe que publicó su propio editorial un día antes con datos preocupantes y reveladores. A continuación, el texto completo:

#FREEPRESS

Los periodistas no son el enemigo

15 de agosto de 2018

Un pilar central de la política del presidente Trump es el ataque sostenido a la prensa libre. Los periodistas no están clasificados como compatriotas estadounidenses, sino más bien como "el enemigo de la gente". Este implacable asalto a la libertad de prensa tiene consecuencias peligrosas. Pedimos a los comités editoriales de todo el país, liberales y conservadores, grandes y pequeños, que se unan a nosotros hoy para abordar esta amenaza fundamental con sus propias palabras.

Reemplazar a un medio libre con uno oficialista siempre ha sido una prioridad para cualquier régimen corrupto que se apodere de un país. Hoy en Estados Unidos tenemos un presidente que ha creado el mantra de que los periodistas que no apoyan abiertamente las políticas de la administración actual son el “enemigo del pueblo”. Esta es una de las muchas mentiras que han sido lanzadas por este presidente, al igual que un charlatán de antaño arrojó polvo "mágico" o agua sobre una multitud esperanzada.

"La libertad de la prensa es esencial para la seguridad de la libertad".

JOHN ADAMS

Durante más de dos siglos, este principio fundamental estadounidense ha protegido a los periodistas en el país y ha servido como modelo para las naciones libres. Hoy está bajo seria amenaza y envía una señal alarmante a los déspotas de Ankara a Moscú, de Beijing a Bagdad, de que los periodistas pueden ser tratados como un enemigo doméstico.

La prensa es necesaria para una sociedad libre porque no confía implícitamente en los líderes, desde la junta de planificación local hasta la Casa Blanca. Y no es una coincidencia que este presidente, cuyos asuntos financieros son turbios y su patrón sospechoso de comportamiento ha ocasionado que su propio Departamento de Justicia designe a un abogado independiente para investigarlo, haya intentado con todas sus fuerzas intimidar a los periodistas que hacen un escrutinio imparcial.

Hubo una vez un acuerdo amplio, bipartidista e intergeneracional en Estados Unidos, en que la prensa desempeñó este importante papel. Sin embargo, esa visión ya no es compartida por muchos estadounidenses. “Los medios de comunicación son el enemigo del pueblo”, es un sentimiento respaldado por el 48 por ciento de los republicanos consultados este mes por la firma Ipsos. Esa encuesta no es un caso atípico. Una publicada esta semana encontró que el 51 por ciento de los republicanos considera a la prensa "el enemigo del pueblo en vez de una parte importante de la democracia".

El ciclo de retroalimentación del ataque de Trump ayuda a explicar por qué sus fieles lo siguen hasta un territorio no democrático. Más de una cuarta parte de los estadounidenses dice ahora que "el presidente debería tener la autoridad para cerrar las cadenas de noticias que participan en el mal comportamiento", incluido el 43 por ciento de los republicanos. El trece por ciento de los encuestados pensó que "el presidente Trump debería cerrar las principales agencias de noticias, como CNN, The Washington Post y The New York Times".

Trump no puede prohibir a la prensa hacer su trabajo aquí, por supuesto. Pero el modelo de incitar a sus seguidores en este sentido es como operan los autoritarios del siglo XXI como Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan; no necesitas censura formal para estrangular el derecho a la información.

Los apologistas de Trump insisten en que está refiriéndose únicamente a la cobertura parcial, en lugar de al cuarto poder. Pero las propias palabras del presidente y su larga trayectoria muestran una y otra vez cuán profundamente cínico y deshonesto es este argumento.

Los Padres Fundadores de la nación daban por sentado que la prensa sería parcial y, sin embargo, consagraron explícitamente la libertad de periodistas y editores en la Constitución. "Nuestra libertad depende de la libertad de la prensa y eso no puede limitarse sin perderse", escribió Thomas Jefferson.

"Nuestra tradición de libertad de prensa como parte vital de nuestra democracia es tan importante como siempre".

RONALD REAGAN

Los políticos estadounidenses de todas las corrientes y partidos, desde los Fundadores, se han quejado de los medios de comunicación, tratando de convencer a los árbitros con el argumento de que las noticias son tendenciosas contra ellos. Pero siempre hubo respeto por la prensa como institución. No fue hace tanto tiempo que Ronald Reagan proclamó: "Nuestra tradición de libertad de prensa como parte vital de nuestra democracia es tan importante como siempre".

“La prensa debe servir a los gobernados, no a los gobernantes”, escribió el juez de la Corte Suprema, Hugo Black, en 1971. Ojalá siguiera siendo así. Hoy, los únicos medios que el movimiento de Trump acepta como legítimos son aquellos que abogan personalmente y sin cuestionar a su líder.

De hecho, no es solo que el presidente esté atizando la división doméstica para obtener beneficios políticos y personales, sino que le pide a su audiencia que lo siga hasta Fantasía. “Solo quédense con nosotros, no crean en la mierda que ven de estas personas, las noticias falsas”, dijo a sus seguidores en Kansas el mes pasado. “Solo recuerda, lo que estás viendo y lo que estás leyendo no es lo que está sucediendo”. George Orwell lo expresó con más gracia en su novela “1984”. “La fiesta te dijo que rechazaras la evidencia de tus ojos y oídos. Fue su último y más esencial comando”.

“La fiesta te dijo que rechazaras la evidencia de tus ojos y oídos. Fue su último y más esencial comando”.

GEORGE ORWELL “1984”

Es un punto final esencial para el diluvio de deshonestidad de Trump que ahora se opone a la realidad objetiva e insta a sus seguidores a hacer lo mismo. En los primeros 558 días de su presidencia, realizó 4.229 reclamos falsos o engañosos, según una lista compilada por The Washington Post. Sin embargo, entre los seguidores de Trump, solo el 17 por ciento piensa que la administración hace afirmaciones falsas regularmente. Los "hechos alternativos" se han convertido en lo usual.

Las mentiras son antitéticas para una ciudadanía informada, responsable del autogobierno. La grandeza de Estados Unidos depende del papel de una prensa libre para decir la verdad a los poderosos. Etiquetar a la prensa como "el enemigo del pueblo" es tan antiamericano como peligroso para el pacto cívico que hemos compartido durante más de dos siglos.

Los 350 editoriales

Estos son algunos fragmentos:

Albuquerque Journal | Albuquerque, New Mexico

Un control sobre el poder: el periodismo y la libertad de expresión ayudaron a hacer grande a Estados Unidos, en primer lugar

En 1971, el New York Times y el Washington Post lucharon contra el gobierno estadounidense ante el Tribunal Supremo por el derecho a publicar los Documentos del Pentágono, que describían cómo cuatro presidentes, desde Harry Truman, un demócrata, hasta Lyndon Johnson, también demócrata, habían engañado al pueblo estadounidense sobre Vietnam, una guerra que cobró la vida de más de 58,000 miembros del servicio estadounidense.

The Athens News | Athens, Ohio

Al atacar a los periodistas, Trump daña a todos los estadounidenses

Las consecuencias de que el presidente ataque continuamente a los periodistas y la prensa libre trascienden sus problemas personales o el ciclo de noticias diarias. Nuestra democracia está en peligro cuando los ciudadanos son persuadidos de rechazar o ignorar a los profesionales que proporcionan noticias e información, y cuya misión es hacer que el gobierno y otras instituciones rindan cuentas.

Bangor Daily News | Bangor, Maine

Los medios son el enemigo solo si no quieres saber qué está haciendo tu gobierno

Las organizaciones de noticias no sirven a los gobiernos. Te sirven a ti, al público. Son la única forma en que sabes cuando tu gobierno no está funcionando como debería. Son la única forma independiente de saber lo que hacen los funcionarios electos. A menudo, si al gobierno no le gustan los periodistas es probablemente porque no está haciendo bien su trabajo.

The Commons | Brattleboro, Vermont

No se equivoquen: este ataque contra nuestra prensa libre, su prensa libre, es deliberado y calculado

Cuando nuestra prensa libre hace su trabajo, el presidente se protege culpando al mensajero. Eso no solo está mal. Tampoco es estadounidense.

The Dallas Morning News | Dallas, Texas

Nosotros, la gente, responsabilizamos a nuestros funcionarios electos

Como candidato y como presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha librado una guerra de palabras sin precedentes en los medios. Él llama a la prensa “increíblemente deshonesta” y los principales medios de comunicación como CNN y The New York Times son “noticias falsas”.

The Inquirer | Philadelphia, Pensilvania

Detener la guerra en una prensa libre

Nos enorgullece unirnos a cientos de organizaciones de noticias de todo el país para pedir la suspensión de esta guerra sucia. Este editorial es uno de más de 200 publicados el jueves en un esfuerzo coordinado para alertar al pueblo estadounidense sobre los peligros inherentes a las acciones del presidente, que tienen como objetivo socavar la capacidad de la prensa para cuestionar, examinar e investigar en nombre de todos los ciudadanos .

The New York Times | New York

Una prensa libre te necesita

Si aún no lo ha hecho, suscríbase a sus periódicos locales. Felicítelos cuando crea que han hecho un buen trabajo y critíquelos cuando crea que podrían hacerlo mejor. Estamos todos juntos en esto.

The Review | Playmouth, Wisconsin

Esta guerra sucia contra la prensa debe terminar

La calumnia de "noticias falsas" se ha convertido en la herramienta más poderosa de abuso e incitación del presidente Donald Trump contra la Primera Enmienda, etiquetando a los periodistas como el "enemigo del pueblo" y "peligroso y enfermo".

Algo no está bien en la relación entre el gobierno y la sociedad estadounidense. La confrontación de Donald Trump con el grueso de la prensa es un síntoma mucho más grave de lo que puede parecer a simple vista.

#Periodismo

EDP-Logo.png

Un blog de

Sam-Logo.png

Periodista y productor audiovisual

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Pinterest

© 2016-2020 Samuel Prieto Rodríguez

Todos los derechos reservados

Contacto