• Samuel Prieto Rodríguez

La expansión del universo SVOD



¿Ya es tiempo de dar crédito a la idea generalizada de que ya nadie ve televisión y todo el mundo ve ahora series y películas en streaming? No, y falta todavía bastante antes de que el mito deje de serlo. El Censo 2020 ayuda en el dimensionamiento. Apenas el 52.1 por ciento de los 35.2 millones de hogares en el país tienen servicio de internet, es decir, solo un poco más de la mitad. Lo más que pueden hacer en la gran mayoría de ellos cuanto a consumo de contenidos audiovisuales es ver videos en YouTube y no en la versión premium.


Solo el 18.8 por ciento de los domicilios familiares, es decir algo más de 6 millones 600 mil, tienen acceso a algún SVOD (Subscription Video on Demand) aunque este número contrasta con el análisis más reciente de la firma especializada The Competitive Intelligent Unit (The CIU) que documenta en México 11.1 millones de suscripciones a este tipo de plataformas.


Sea cual sea la cifra más confiable, está muy por debajo del 91.1 por ciento de los hogares mexicanos que, de acuerdo con el censo, tienen televisión que sigue siendo por mucho el medio principal de acceso a contenidos audiovisuales que tienen los mexicanos, aunque solo en el 43.3 por ciento es de paga.


El siguiente dispositivo más generalizado es el teléfono celular, presente en el 87.5 por ciento de los hogares y cabe decir que es tan importante que para el 36.8 por ciento de ellos es la única forma de hacer llamadas porque no tienen servicio de telefonía fija o internet, así que está muy lejos de igualar a la televisión en cuanto a consumo de producciones en video.


El tercer medio de información y entretenimiento con mayor presencia es la radio en el 67.6 por ciento. De ahí, ya bastante abajo, solo el 37.6 por ciento de los domicilios tiene una computadora de escritorio, laptop o tableta y el 11.5 por ciento una consola de videojuegos.



Dimensionado el asunto, veamos la otra cara de la moneda. México sí es un mercado muy apetitoso para los SVOD especialmente porque quienes tienen la posibilidad de acceso a ellos son muy entusiastas por sus contenidos, pero sobre todo por su potencial de crecimiento. Por un lado, la cobertura de internet continúa expandiéndose y los dispositivos se hacen cada vez más accesibles en cuanto a costo. Por otro, hay un buen segmento de usuarios con la posibilidad de tener dos o más suscripciones a la vez.


El estudio Global Entertainment & Media Outlook 2020-2024, de la firma PwC, deja más claro el potencial: “‘Quédate en Casa’ aumenta expectativas de OTT (Over The Top) a pesar de que la tasa anual de crecimiento para los servicios enfocados en el segmento de video en plataformas muestra un crecimiento ligeramente menor al estimado el año pasado, de 18 a 16 por ciento”, es decir que de todas maneras sigue siendo de dos dígitos. Más aun, sus ingresos calculados en 881 millones de dólares en 2020 habrán superado a los de la industria del cine por razones evidentes y mantendrán ese crecimiento en los próximos cinco años. Todavía más, “se prevé que México continúe su camino para superar a Brasil como el mercado más grande de OTT en América Latina en 2022, con ingresos que irían a casi mil 500 mdd para 2024”.



Netflix continúa siendo el muchacho chicho en ese barrio pero los vecinos siguen multiplicándose y poniéndose al brinco así que la competencia va a ponerse cada vez más ruda. El rey aplicó su estrategia desde 2020. Reservó sus estrenos de noviembre, que es la temporada en que normalmente la industria echa toda la carne al asador, para dar margen a que pasara la euforia inicial de la llegada en ese mes de Disney Plus a Latinoamérica. Así, al final de diciembre y el inicio de enero sacó la artillería pesada en busca de mantener el dominio: Bridgerton, Lupin, la tercera temporada de Cobra Kai, etc.


Para 2021 proyecta desenfundar 300 millones de dólares en México para hacer aquí más de 50 producciones originales, locales o globales. 100 millones de dólares más que el año anterior, así que su catálogo seguirá poblándose también de series como Oscuro Deseo, Control Z y cosas por el estilo. Sí, el mercado mexicano para los SVOD es muy apetitoso.


Globalmente, la apuesta también es incursionar más fuerte en los segmentos en que sus competidores son los mandamases. El ejemplo próximo más inmediato es Waffles & Mochi, con todo y Michelle Obama en el elenco, que hará su aparición el 16 de marzo.



Disney Plus, claro, no está quedándose cruzado de brazos. Su entrada triunfal no podía ser de otra manera que haciendo gala de su prestigio como reino de la fantasía, las princesas, el ratón más famoso y la Guerra de las Galaxias.



Pero también sabe que para avanzar tiene que dirigirse a audiencias más adultas en las que Netflix está más arraigado. Su apuesta inicia desde la televisión de paga el lunes 22 de febrero.


Hay que recordar que además de Lucasfilm y Marvel, otra de las varias adquisiciones que hizo Disney para armar un SVOD robusto desde que lo planeó es toda la parte de entretenimiento de Fox tanto en televisión como en estudios cinematográficos. El siguiente paso es, claro, cambiarle el nombre así que Fox Channel cambia a Star Channel y todo el paquete Fox Premium se transforma en Star Premium.



Hecho eso, el paso natural es estructurar Star Plus como SVOD. En Europa y otros mercados internacionales, este servicio llega tan rápido como el martes 23 de febrero dentro de Disney Plus con el consecuente ajuste de tarifa.



Aquí no hay que emocionarse tan rápido. A Latinoamérica, incluyendo México, llegará hasta junio, no necesariamente anexado a Disney Plus sino como una app aparte que sumará además los deportes en vivo exclusivos de Star Action como el UFC y la Fórmula 1, y la programación de ESPN.


Otro frente en que Disney también está resuelto a competir de tú a tú es en la imprescindible construcción de arraigo local. En el futuro inmediato proyecta 70 producciones originales creadas en Argentina, Brasil, Colombia y la tercera parte de ellas en México.


Junio va a ser clave para las estrategias. HBO Max también va a hacer su aparición en ese mes, sumándose a la pulverización de los contenidos en cada vez más plataformas, la gran mayoría de paga.



Amazon Prime Video no está quedándose tan a la zaga. También tiene experiencia en México con producciones originales como El Juego de las Llaves y De Brutas Nada, entre otras. Planea realizar quince nuevas series y cinco películas anualmente en los siguientes tres a cinco años.


En el camino hacia junio, una estación es marzo cuando Paramount Más va a intentar un relanzamiento integrando el catálogo de ViacomCBS (MTV, Nickelodeon, BET, Comedy Central, Showtime y otras más)


Las plataformas más pequeñas también están haciendo esfuerzos importantes. Por ejemplo, Starzplay tiene en proyecto dos producciones locales.


También están los SVOD más locales. Claro Video, que es más un servicio sin costo para los clientes de Telmex y Telcel, tiene sus series propias como Claramente, La Negociadora y La Hermandad. Blim, por su parte, sigue siendo visto como la videoteca y acceso digital a las señales de Televisa.


Queda claro que mucho del futuro de la industria audiovisual está en los SVOD. El panorama de este año viene muy competitivo. Veamos dentro de algunos quienes mueren, quienes sobreviven y quienes terminan dominando.


EDP-Logo.png

Un blog de

Sam-Logo.png

Periodista y productor audiovisual

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Pinterest

© 2016-2021 Samuel Prieto Rodríguez

Todos los derechos reservados

Contacto